Opinión y Salud » Cómo Curar el Reflujo Gástrico » Acupuntura, Ejercicios y Masajes Para el Reflujo Gástrico

Acupuntura, Ejercicios y Masajes Para el Reflujo Gástrico

Las terapias de acupuntura, ejercicios y masajes para el reflujo gástrico pueden ayudar a reducir los síntomas de reflujo en algunos casos.

Pero todo depende de la gravedad de los síntomas y la manera cómo responde cada persona al tratamiento.

Después de todo, hay que tener presente que el reflujo gástrico es un trastorno en el que el estómago produce una excesiva cantidad de ácido que afecta al esófago, y que genera síntomas como acidez o “dolor en el pecho” al tragar, que pueden variar en cada persona.

Mujer apoyando su mano izquierda sobre el pecho indicando dolor

También se debe destacar que las causas del reflujo pueden diferir, lo que significa que el tratamiento también lo hará.

En algunos casos, por ejemplo, las causas de esta enfermedad se relacionan con los alimentos consumidos, mientras que, en otros, la causa puede ser el origen de una enfermedad asociada.

Por esta razón, en esta ocasión vamos a hablar de algunos tratamientos para el reflujo como masajes, acupuntura y ciertos ejercicios.

¿Cómo funcionan los masajes para el reflujo gástrico?

Los masajes para el reflujo gástrico son un tipo de terapia manual que favorece la relajación de la zona del estómago cercana al diafragma, aliviando síntomas como la acidez y el ardor, que muchas personas que padecen de reflujo sienten justo después de comer.

A través de estos masajes es posible reducir la tensión en la parte del diafragma, contribuyendo mucho a reducir las molestias asociadas con esta enfermedad.

Aunque debes tener siempre presente que este tipo de terapias siempre deben ser realizadas por un fisioterapeuta profesional.

Un profesional en fisioterapia tiene los conocimientos adecuados para aplicar esta clase de masajes, además de evaluar parte de los síntomas.

Además, hay que destacar que mediante los masajes para el reflujo no se eliminan todos los síntomas del padecimiento, pero sí mejora en gran parte las molestias.

Asimismo, este tratamiento se suele complementar con una mejora de los hábitos de sueño, como por ejemplo, dormir sobre la parte izquierda del cuerpo.

¿Sirve la acupuntura para el reflujo?

El tratamiento de acupuntura suele ser recomendado en algunos casos como una terapia complementaria para tratar el reflujo.

La acupuntura es una técnica milenaria que tiene su origen en la medicina tradicional china, y que utiliza agujas para estimular ciertos puntos clave del cuerpo o aliviar dolores.

Mediante este tratamiento se reduce el calor estomacal acumulado en la zona del estómago, disminuyendo la cantidad de tensión acumulada en el área que puede ser causante de parte de los síntomas.

Agujas de acupuntura clavadas en el estómago de una persona

Diversos estudios han demostrado que la acupuntura en combinación con otros tratamientos, puede ayudar a controlar las molestias intraesofágicas y del reflujo biliar.

Utilizar acupuntura puede tener efectos reguladores en el organismo, ya que promueve mejoras en personas que tienen problemas de baja movilidad gástrica y de acidez.

Aunque los beneficios pueden depender de la frecuencia con la que se realice el tratamiento y la intensidad de la estimulación.

Pero de igual manera, la acupuntura puede ser considerada un tratamiento alternativo y complementario para mejorar los problemas de reflujo y de otros trastornos gástricos.

Sin embargo, con estos consejos NO vas a eliminar todos los síntomas de tu reflujo.

Lo que debes hacer es ELIMINAR LA RAÍZ del problema.

En «Opinión y Salud» te recomendamos que mires la historia de Laura y cómo ella pudo curar para SIEMPRE el reflujo que no la dejaba vivir.

Haz clic aquí para hacer lo que ella hizo

¿Sirven los ejercicios respiratorios para el reflujo?

Los ejercicios de respiración abdominal son beneficiosos para disminuir los síntomas del reflujo. La técnica de respiración abdominal puede aliviar el reflujo gástrico debido a que fortalece los músculos alrededor del diafragma.

El reflujo gástrico se da cuando los ácidos estomacales ascienden hasta el esófago, por lo que reforzar los músculos de esta zona sirve para que el anillo muscular de la base del estómago no permita el paso del ácido.

Estos ejercicios respiratorios para el reflujo consisten en controlar la respiración mediante el diafragma.

La clave está en inspirar profundamente y soltar el aire poco a poco.

Realizar este tipo de ejercicios contribuye a relajar el cuerpo, y por lo tanto, el estómago también se relaja, reduciendo la acidez.

Además, hacer este ejercicio de manera constante favorece que los músculos del diafragma sean más fuertes y puedan contener mejor el ácido, evitando que se filtre.

De la misma manera, los ejercicios de respiración límbica ayudan a combatir el reflujo gástrico.

Esta técnica consiste en tomar pequeñas respiraciones lentas y profundas, y puede combatir las molestias de la acidez.

¿Qué ejercicios puedo hacer si tengo reflujo?

Hacer ejercicio con reflujo puede empeorar los síntomas debido a los movimientos bruscos. Sin embargo, existen diversos ejercicios que puedes realizar si tienes reflujo como caminar o la práctica de natación.

Este tipo de prácticas realizadas de forma moderada pueden ayudar a mantener un peso adecuado, ya que el sobrepeso puede ser una de las causas del reflujo gástrico.

Los ejercicios estacionarios como manejar en bicicleta también son recomendados para los pacientes con reflujo.

Este tipo de actividad física produce menos agitación, lo que significa que reduce los riesgos de sufrir acidez y otras molestias.

Mujer sonriendo caminando en un bosque

Pero hay algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta al entrenar si tienes problemas de acidez:

  • La comida previa al ejercicio debe ser ligera para evitar el reflujo debido al esfuerzo.
  • Nunca te ejercites justo después de comer.
  • Mantente hidratado durante el ejercicio, pero tomando pequeños sorbos. Tampoco tomes bebidas azucaradas.
  • Si vas a realizar un ejercicio en posición horizontal, eleva la cabecera, colocándote en un banco inclinado u otra opción que ayude a reducir la fuerza de gravedad, que puede ser un factor agravante del reflujo.

¿Puedo hacer pesas si tengo reflujo?

El ejercicio de pesas puede causar en algunas personas síntomas de acidez estomacal de forma ocasional, ya que, la presión ejercida durante el entrenamiento en los músculos abdominales y la tensión puede ser un factor generador de reflujo.

La presión intraabdominal que generan ejercicios como las pesas puede ser una causa que agrave los síntomas de la enfermedad.

Sobre todo, para aquellas personas que padecen de otros padecimientos como hernias abdominales.

Aunque hay otras actividades físicas que puedes hacer como caminar o natación, que pueden ser ideales para mantenerte en forma y reducir los síntomas de esta enfermedad que en determinados casos puede estar ligada al sobrepeso.

Aunque para evitar la acidez en la práctica de pesas es recomendable que comas un mínimo de 2 horas antes de entrenar y hacer ejercicios de calentamiento.

Sin embargo, no basta solo con estos consejos para curar tu reflujo.

Lo que debes hacer es ELIMINAR LA RAÍZ del problema.

En «Opinión y Salud» te recomendamos que mires la historia de Laura y cómo ella pudo curar para SIEMPRE el reflujo que no la dejaba vivir.

Haz clic aquí para hacer lo que ella hizo

Desde Opinión y Salud te deseamos muchos éxitos en tu recuperación!

Bibliografía:

Escrito por María Teresa Gutiérrez, médica especializada en el aparato digestivo y en nutrición. Ejerce como médica en la actualidad en el Instituto Catalán de la Salud y es doctora en Medicina por la Universidad de Salamanca.

Perfil LinkedIn

Deja un comentario